Una mujer de 22 años estaba secuestrada y amordazada en Lanús por su esposo y su suegra

Luego de un allanamiento en una vivienda de Valentín Alsina, en Lanús oeste, la Policía rescató a una mujer mexicana de 22 años que estaba secuestrada en la casa de su propia familia.

Junto a su hijo de un año, el marido y la suegra la mantenían encerrada, amenazada e incomunicada

El calvario de la mujer que vivía secuestrada en Lanús se descubrió gracias a una llamada de Zoom

La joven, nacida en Puebla, México, había sido retenida contra su voluntad por su pareja y su suegra.

Según difundieron fuentes policiales, la mujer pudo realizar a escondidas una llamada vía Zoom con su familia el sábado y allí fue en donde quedaron grabados de casualidad los maltratos a los que era sometida.

La familia se contactó de inmediato con la embajada mexicana en la Argentina para alertar a las autoridades por la situación.

Además, una vecina, quevive en una casa ubicada en la calle Tuyutí entre Choel Choel y Armenia, denunció que escuchaba gritos de auxilio y llantos.

A partir de ahí, tras el pedido de la fiscal María Soledad Garibaldi, titular de Unidad Fiscal de Instrucción Número 8, la Policía realizó un allanamiento ese mismo sábado.

Al ingresar a la casa los efectivos encontraron a la joven junto a su hijo de un año, que tuvo con su captor, que manifestó estar viviendo un “calvario”Su pareja, un hombre de 36 años y su suegra de 64 no la dejaban salir de la casa.

La mujer también expresó que era víctima de maltrartos físicos, la amenazaban y le pegaban para que no se escapara. Los vecinos detallaron también que prácticamente a diario un patrullero llegaba hasta la casa ubicada en la calle Tuyutí luego de recibir llamados por los ruidos que provenían del lugar.

Según se supo, la joven trabajaba en México, en donde conoció a su marido, como enfermera pediátrica y hasta entonces no tenía ningún tipo de necesidad económica. Sin embargo, por motivos que todavía son materia de investigación, decidieron mudarse a Argentina.

El operativo estuvo encabezado por efectivos policiales del Grupo Táctico Operativo y la DDI de Avellaneda-Lanús.

La causa fue caratulada como “lesiones, privación ilegítima de la libertad y amenazas coactivas en el marco de violencia de género”.