PolicialesSociedad

Un policía baleó a un joven y declaró que se le escaparon tres tiros

La Justicia investiga otro presunto caso de “gatillo fácil”. Esta vez, ocurrió en la localidad bonaerense de Isidro Casanova y la víctima es un joven de 22 años que permanece internado en grave estado tras haber sido baleado por un policía.

La confusa secuencia que dejó a Thomás Agustín Ramos postrado en la cama de un hospital tuvo lugar el pasado 21 de noviembre alrededor de las 6 de la mañana, cuando el chico salió de bailar del boliche “Jesse James” y un auto lo atropelló.

“A raíz de esto comienza un conflicto”, indicó un comunicado publicado por Correpi (Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional). Pero, tras la intervención de la policía, la situación inexplicablemente se terminó de desmadrar.

El comunicado publicado por Correpi en las redes. (Foto: Instagram).

“El sargento Gustavo Pedrozo sacó su arma reglamentaria, disparó contra quienes participaban de la discusión, efectuó tres tiros. Uno impactó en la entrepierna de Thomás, dejándolo gravemente herido y hospitalizado por 10 días”, denunció la organización.

El dramático relato de la mamá de Thomas Ramos

En diálogo con el canal C5N, Flavia, la mamá del joven baleado, relató: “Me dijeron que mi hijo había tenido un accidente. Vivo cerca (del lugar) llegué en minutos y lo encuentro tirado en la calle, escucho los gritos y me dice: ‘mami, por favor, no me quiero morir’. Había una ambulancia parada al lado de él”.

De acuerdo a su testimonio, un testigo en el lugar le señaló entonces al oficial que le había disparado a su hijo y ella lo fue a increpar. “Esta persona, Gustavo Pedrozo, estaba paradito con las manos en el pecho y me dijo ‘se me escaparon tres tiros’. Le dije ‘voy a ir a la comisaría y te vas a acordar de mí’. En ese momento nos tuvimos que ir al hospital porque mi hijo se estaba desangrando”, afirmó.

Flavia pudo saber que el policía que le disparó a su hijo en los genitales lo hizo con una escopeta anti disturbios, que tiene balas de sal, y no con la pistola reglamentaria. Según la reconstrucción que pudo hacer, Thomás fue atropellado por un auto en la puerta del boliche y en el tumulto posterior se produjo la intervención y el ataque del efectivo.

Por último, detalló: “Thomás está con un reposo de 30 días, con una sonda puesta, a la espera de una nueva operación. Le tienen que hacer una reconstrucción porque el proyectil le cortó un pedazo de uretra. No puede hacer pis por sus propios medios. Y tiene un agujero en la pierna donde sufrió una infección y por eso tuvo que ser internado de nuevo”.

Nota de Tn