«No podemos cerrar», la nueva campaña de los gastronómicos pergaminenses.

Según una nota que hizo laopinionpergamino.com.ar, los gastronomicos, han lanzado una campaña por las redes sociales donde aseguran que tras un año de cierres, hoy en día no pueden cerrar sus puertas, esta campaña es lanzada dado que el Presidente Alberto Fernandez puso nuevas restricciones que afectan a muchos comerciantes.

La Opinión Pergamino, charló con Martín Gordon, de Nazareno café, quien expresó: «La estamos pasando mal con estas nuevas restricciones», y brindó detalles sobre cómo se desarrolló la actividad desde que fue habilitada a fines del año pasado: «En diciembre teníamos permitido trabajar hasta las 03:00, en enero, después del período de las fiestas, bajaron la carga horaria en que podíamos funcionar y así pudimos tener abierto hasta la 01:00. Eso nos significó una baja aproximada del 30 por ciento en la facturación. En febrero volvimos a trabajar hasta las 03:00. Durante el verano nos fuimos defendiendo porque los horarios fueron más flexibles pero con la llegada de las nuevas restricciones nos permiten tener abierto hasta las 23:00 y con opción a que las personas que ya están dentro del local puedan irse cerca de la medianoche» él tambien aseguró «la facturación ya se desmoronó porque el movimiento comercial no es el mismo ni a la mañana, ni a la tarde ni a la noche».

¿Medidas más estrictas?

Sobre las posibles nuevas restricciones que regirían en los próximos días y que hablan de interrumpir la circulación desde las primeras horas de la noche, Gordon afirmó: «Las nuevas medidas nos matarían». Y agregó: «Somos en Pergamino más que una fábrica, somos un sector productivo que le da trabajo a la gente ya que, mínimo, entre cinco y 10 familias dependen del funcionamiento de un comercio gastronómico».

Nueva campaña

Con el eslogan «NO podemos cerrar» y solicitando: «Basta de sillas al revés», los gastronómicos desarrollan una campaña atentos a las nuevas medidas del Gobierno. Sobre esta iniciativa, Gordon afirmó que «no podemos cerrar, además consideramos que los espacios gastronómicos no son foco de contagio porque actuamos con protocolos. Para eso proponemos que nos controlen, que un inspector por bar controle el cumplimiento de las medidas para que nosotros podamos seguir trabajando».