Le depositaron por error US$358 mil y lo apostó en el casino: eran fondos de ayuda para el COVID-19

Sho Taguchi, un hombre de 24 años que vive en Abu, un pueblo ubicado en Yamaguchi, Japón, fue detenido este jueves luego de apostar 46,3 millones de yenes (equivalentes a 358.000 dólares) que habían sido depositados en su cuenta bancaria por error.

El motivo del arresto fue que la gran suma de dinero resultó ser un fondo de ayuda para el COVID-19, que estaba destinado a a 463 hogares de bajos ingresos de su ciudad.

Es que Taguchi era uno de los beneficiarios del subsidio, y el 6 de abril, cuando fue a cobrar su dinero, se encontró con una suma mucho mayor: en lugar de pagarle los 100.000 yenes correctos (764 dólares), le transfirieron accidentalmente 46,3 millones de yenes (358.000 dólares), equivalentes al total del fondo.

Sho, en vez de ponerse en contacto con el gobierno local para devolver el dinero, decidió gastarlo todo en tan solo 15 días, a través de apuestas en casinos online desde su teléfono celular.

Recién el 12 de mayo las autoridades de Abu se percataron del enorme error que habían cometido e, inmediatamente, presentaron una demanda solicitando la devolución inmediata del dinero más los costes legales.

Por su parte, el alcalde de Abu, Norihiko Hamada, declaró que el comportamiento de Taguchi es imperdonable y aseguró que haría todo lo posible para recuperar la gran cantidad de dinero.

Sho Taguchi fue detenido y pidió perdón

Este jueves, el hombre de 24 años fue detenido por la policía, acusado de fraude informático. Días antes, Taguchi pidió disculpas y dijo que lo devolvería poco a poco, pero esto no fue suficiente para evitar su arresto.

Sin embargo, los expertos legales aseguraron que es muy poco probable que la ciudad de Abu recupere los fondos públicos que gastó el joven entre el 8 y el 21 de abril.

Luego, se supo que el joven tenía tan solo 665 yenes (5 dólares) antes de recibir el dinero, y realizó 34 transferencias bancarias en 13 días para retirarlo en efectivo. Además, al poco tiempo de obtener los fondos, renunció a su trabajo en una ferretería.