HistoriasRedes Sociales

La historia de Pedro del puente, que todavía hace vibrar corazones.

Gastón Rachit, conductor de Alma Gaucha, le hizo varias entrevistas a Pedro por el año 2000, un hombre afectado por una crisis económica, quien era peón de campo y vivía bajo un puente.

Un alma noble, acompañado de su perro Mijo, fiel al alcohol, sin familia, sin esposa, sin hijos, él era Pedro. Intentó buscar a su familia, de quien se alejó con tan solo 12 años, pero le fue imposible volver a formar un vínculo, porque en su mente no hubo nunca maldad y la poca familia que encontró estaban en muy malos pasos.

Debajo del puente se armó su casa, con la cama entre los soportes del puente, elevado del piso pero cara a cara con distintos panales de avispas. Una mesa para cuatro, un horno de barro creado por él mismo, que ya estaba un poco roto y unos almohadones en el piso para el perro. Esa era la vivienda de Pedro, donde pasó hasta su último aliento.

Desde Alma Gaucha le preguntaron de que forma podían ayudarlo, y él solamente dijo «vengan a verme. No traigan nada, no preciso nada, yo trabajo para eso. No todos pueden hacerse ricos, debe haber pobres y ese soy yo», así fue como esa amistad empezó a crecer.

Soportó una inundación, el caudal del arrollo que pasaba por el costado de su «casa» empezó en creciente debido a las lluvias, y Pedro solamente subió a su cama y confió que nada le iba a pasar. Creyente desde los 20 años cuando se topó cara a cara,según él, con Dios tras un accidente por podar un árbol.

Sus amigos de Alma Gaucha le dieron sorpresas llevándole a un cantante muy escuchado por él, con quien después de unos temas se fue contento.

Fueron muchos los momentos que han compartido con Pedro, aqui dejamos algunos de esos momentos, para poder compartir esta historia y que no se olvide.

A pedro lo encontraron sin vida debajo del puente en el año 2013. Su perro Mijo estaba arropado en su campera, quedó al cuidado del grupo de Alma Gaucha, quien murió en el año 2018.