Gabriela Cerruti: “No hay ninguna instancia judicial en que la Justicia argentina diga que el fiscal Nisman fue asesinado”

La portavoz de la Presidencia de la Nación, Gabriela Cerruti, aseguró en conferencia de prensa que “no hay ninguna instancia judicial en que la Justicia argentina diga que el fiscal Nisman fue asesinado”Esto es falso.

Actualmente, la causa por la muerte del fiscal federal Alberto Nisman se investiga en el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 10, que en 2017 avaló la hipótesis del homicidio basándose en una pericia realizada por la Gendarmería Nacional Argentina. En el expediente, el juez federal Julián Ercolini procesó como “partícipe necesario” del hecho al asesor informático de Nisman, Diego Lagomarsino, y por “encubrimiento agravado” e “incumplimiento de los deberes de funcionario público” a 4 de los custodios del ex fiscal: Rubén Benítez, Néstor Durán, Luis Miño y Armando Niz.

Las declaraciones de Alberto Fernández y Gabriela Cerruti
El miércoles último, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, señaló durante una entrevista concedida al programa “A Dos Voces” -que se emite por el canal Todo Noticias (TN)- que “hasta acá lo que le pasó a Nisman es que se suicidó; hasta acá no se probó otra cosa” (ver este Hilando Fino).

Al día siguiente, en conferencia de prensa, Cerruti se preguntó, ante la repregunta de la periodista Silvia Mercado: “¿La Justicia argentina tiene probado que el fiscal Nisman fue asesinado?”. Y sostuvo que “hasta donde yo sé esa información no es así. Para nada. No hay ninguna instancia judicial en que la Justicia argentina diga que el fiscal Nisman fue asesinado”.

Chequeado consultó para la elaboración de esta nota a colaboradores de Cerruti, pero hasta el cierre de esta edición no había obtenido respuesta.

Los dichos del Gobierno nacional se dan en el contexto del juicio que se lleva a cabo contra la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, por supuestos hechos de corrupción cometidos en la licitación de obras públicas viales, en la causa conocida como “Vialidad”. Los fiscales de la causa, Diego Luciani y Sergio Mola, consideran que tienen pruebas suficientes de la culpabilidad de la Vicepresidenta como jefa de una organización dedicada a direccionar la obra pública hacia el empresario Lázaro Báez.

Luego de que los fiscales solicitaran que se le aplique a la ex presidenta una pena de 12 años de prisión e inhabilitación de por vida para el ejercicio de cargos públicos por los delitos de asociación ilícita y administración fraudulenta, la Corte Suprema de Justicia de la Nación solicitó reforzar la custodia de los integrantes del tribunal que la juzga.

Los pasos en la causa Nisman
Como se explica en esta nota, originalmente la muerte de Nisman fue investigada por la jueza Fabiana Palmaghini y la fiscal Viviana Fein, en el fuero ordinario de la Justicia criminal nacional, donde se investigan los delitos graves que ocurren en la Ciudad de Buenos Aires.

La causa se caratuló como “muerte dudosa” y al día siguiente del hecho, el entonces decano de la Morgue Judicial, Roberto Godoy, luego de realizarse la autopsia, le informó a Fein que no hubo intervención de terceros en la escena.

El único imputado en la causa era entonces Lagomarsino, por haber entregado un arma a una persona que no tenía portación. En mayo de 2015, la Junta Médica que analizó el caso, conformada por 10 peritos del Cuerpo Médico Forense, 2 de la Policía Federal, 1 de la defensa de Lagomarsino y 2 de la querella -en representación de la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, ex esposa de Nisman y madre de sus 2 hijas-, concluyó que no había indicios para sostener que se trató de un homicidio. Los 2 representantes de Arroyo Salgado no firmaron el informe.

Sin embargo, hacia fines de 2015 Palmaghini desplazó a Fein de la instrucción de la causa y se hizo cargo de la investigación (algo que el Código Procesal Penal de la Nación le permite hacer). En marzo de 2016, la magistrada declaró la incompetencia del fuero ordinario y envió el expediente al fuero federal.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación le dio la razón a Palmaghini: en septiembre de 2016 sostuvo que se trataba de la muerte de un fiscal federal en ejercicio de sus funciones y que, por eso, el hecho debía investigarlo el fuero federal.

Finalmente, el expediente quedó en manos del juez federal Ercolini (titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal 10) y del fiscal federal Eduardo Taiano, quien en 2016 ordenó un nuevo peritaje, esta vez a cargo de la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de la Gendarmería Nacional Argentina.

El estudio realizado concluyó que en la muerte de Nisman “habrían participado terceras personas ajenas a la víctima, que además intentaron simular su suicidio”.

Por tal motivo, Ercolini resolvió procesar a Lagomarsino como partícipe necesario del delito de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”, por haber entregado el arma con el que se produjo la muerte.

En tanto, el juez federal también procesó a 4 custodios del ex fiscal, por “encubrimiento agravado” e “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, por considerar que con su accionar “ayudaron a la perpetración del ilícito” al dejar ingresar el arma que provocó la muerte de Nisman (llevada por Lagomarsino). Los 5 procesamientos están firmes, pero aún quedan muchas instancias judiciales.

La causa todavía no fue elevada a juicio oral y en la instrucción del expediente no se determinó quiénes fueron los autores materiales del presunto homicidio.

Por esto, la afirmación de la portavoz Cerruti, quien afirmó que “no hay ninguna instancia judicial en que la Justicia argentina diga que el fiscal Nisman fue asesinado” es falsa. La línea de investigación actual que sigue la causa, a cargo de la Justicia Federal, es que en la muerte de Nisman “participaron terceras personas” que “intentaron simular su suicidio”. Por este hecho hay 5 personas procesadas en carácter de partícipes necesarios y encubrimiento.