Flores: rescataron a un nene que los padres dejaron encerrado en una camioneta

Un dramático momento se vivió este martes en Flores, cuando el llanto de un nene de 4 años, que había quedado encerrado adentro de una camioneta, alertó a los policías que patrullaban la zona y tuvieron que romper los vidrios del vehículo para rescatarlo.

Cuatro efectivos de la Policía de la Ciudad participaron del operativo sobre la calle Bogotá al 3000, y ante la ausencia de los adultos responsables del menor usaron la tonfa para romper el vidrio trasero del vehículo y así poder sacarlo.

Los padres del chico aparecieron después de media hora, bajo la atenta mirada de un grupo de vecinos que se había acercado al lugar y rodeaba la Renault Kangoo estacionada. Según indicaron fuentes del Gobierno Porteño a Télam, al consultar con la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Número 24, a cargo del doctor Pagano Mata, “se dispuso la notificación de la causa a los progenitores y la entrega del menor a los mismos”.

Por otra parte, horas después personal de la Comisaría Vecinal 1E de la Policía de la Ciudad se acercó a un hotel tras un llamado al 911 en el que se advertía que una beba “no respondía a los estímulos”.

Cuando los agentes llegaron a la calle Yrigoyen al 400 se encontraron con una mujer de unos 27 años esperándolos en el hall del edificio. En los brazos cargaba a una beba de no más de 15 días que no podía respirar.

Los oficiales reaccionaron ante la urgencia de la situación y le practicaron maniobras de RCP a la recién nacida logrando reanimarla después de varios segundos. Finalmente, la nena y su mamá fueron trasladadas al Hospital Argerich, para los controles médicos correspondientes.

Los peligros de dejar solos a lo chicos en el auto

En los últimos tiempos se conocieron casos, algunos con consecuencias trágicas, de menores que fueron dejados solos dentro del auto, ya sea por olvido o por decisión de sus padres.

Uno de los mayores peligros que corre un chico encerrado en un vehículo es el golpe de calor, sin embargo al respecto un documento de una Fundación, en colaboración con el Comité de Prevención de Lesiones Infantiles de la Asociación Española de Pediatría, advirtió que esto no solo ocurre en días con altas temperaturas.

En ese sentido, explicaron que con poco más de de 20ºC, el interior de un auto puede llegar a los 50ºC. Durante los meses de calor, la temperatura en su interior puede subir entre 10ºC y 15ºC en 15 minutos.

Por otra parte, el informe señala que dejar las ventanillas abiertas total o parcialmente no es seguro, debido a que esa ventilación natural no consigue reducir el rápido ritmo de aumento de la temperatura en el interior del vehículo.