Empleado del vacunatorio de Berisso, robaba vacunas y las vendía.

“Yo se que esto no se hace, porque la vacuna es gratis. Pero nosotros estamos con un conflicto de que hace cuatro meses que nos nos pagan y vamos a trabajar todos los días» Así se justificaba el empleado del vacunatorio Leonardo Alvarado, ante la persona que, mediante mensajes de voz, le estaba por vender las ampollas. Seguía la conversación diciendo “Vos decime cuándo te liberás y yo me acerco. Serían cuatro dosis porque no había más, están en la heladera. Para el miércoles tenés todas las completas”, aclaraba el hombre de 48 años.

Horas más tarde de darse a conocer estos diálogos, la Provincia desmintió que al ladrón no le hayan pagado el sueldo. Fue  Daniel Gollan en conferencia de prensa quien mostró dicho comprobante de pago.

“Cuando se toma personal en la provincia siempre hay un delay desde que empieza a manifestar su voluntad de trabajar hasta el primer pago. Siempre se les avisa que puede llegar a demorar de dos a tres meses pero de todas maneras no era el caso de esta persona, que sí había cobrado”, remarcó el funcionario.

“De todas maneras nada justificaría este hecho deleznable. Ahora se está investigando el contenido de los frascos que aparentemente llenaba con agua o algún líquido y estafaba a la gente. Tendrá que pagar las consecuencias”,

La información del caso llegó al intendente Fabián Cagliardi, que realizó de inmediato la denuncia ante la Justicia. Una vecina fue quien lo notificó luego de que le ofrecieran comprar. Tras una investigación de una semana, el ladrón, identificado como Leonardo Alvarado, de 48 años, fue detenido.

Por otro lado, el fiscal Marcelo Martini, titular de la UFI 3 del Departamento Judicial La Plata, confirmó que ordenó la detención del delincuente, mientras que encomendó a los agentes policiales algunas tareas de recolección de datos en torno del centro sanitario. Por otra parte, todavía se esperan los informes sobre las dosis secuestradas en el procedimiento.

Fueron incautadas ocho ampollas de vacunas marca Sinopharm y en su vehículo, un taxi patentado en esa localidad, hallaron 12 ampollas más vacías; jeringas, un contenedor refrigerante, un teléfono celular y dinero en efectivo.