El dolor de la familia del hombre asesinado en un robo en Rafael Castillo: “Si le tocaran el hijo a un presidente, quiero ver qué pasaría”

Antonio Ventrice tenía cuatro hijos y nueve nietos. Dos motochorros lo asesinaron anoche de un disparo en el pecho cuando estacionaba su camioneta en el garaje de su casa de la localidad bonaerense de Rafael Castillo. Su familia, destrozada, pide justicia.

La víctima ya le había avisado a su esposa que estaba volviendo a la casa de la calle Larsen al 1800. “Prepará el mate”, le había dicho en un mensaje de audio, y Franca lo hizo como cada día mientras lo esperaba, pero Antonio no llegó.

“El mate quedó arriba de la mesa”, se lamentó la viuda en diálogo con TN. El dolor se le ve en la mirada, pero habla con entereza rodeada de todos sus hijos: “Solo pido justicia para que mi marido descanse en paz”.

De acuerdo a la reconstrucción que hicieron los investigadores, la víctima llegaba a su casa a bordo de una camioneta Ford Ecosport y se disponía a estacionarla cuando lo sorprendieron los delincuentes. Iban en moto y uno de ellos se le abalanzó apuntándole con un arma. Entonces, Antonio forcejeó con él hasta que le disparó a quemarropa.

Para los Ventrice no fue un hecho al voleo. De hecho, la esposa del hombre asesinado remarcó: “El video de una cámara de seguridad muestra que lo venían siguiendo a mi marido”. Lo cierto, es que el disparo fue letal y Antonio cayó muerto en el prácticamente en el acto.

Al hablar del compañero de toda su vida es el único momento en el que las lágrimas amenazan con dejar sin palabras a Franca. “Él era un luchador”, sostiene, y uno de sus hijos al lado de ella toma la posta y agrega: “En el barrio se sacaban el sombrero por mi papá. Todos lo querían”.

Según indicó la agencia Télam, los peritos de la Policía Científica secuestraron un plomo en la escena del crimen, aparentemente de calibre .40. La causa es investigada por el fiscal Marcos Borghi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, quien ordenó una serie de medidas para dar con los sospechosos.

Antecedente

En la misma zona hace menos de un mes mataron a Jorge Rivas, de 59 años. Ese día, Mónica Massaroti, de 56, se retiraba de la casa de su pareja, la víctima, en la localidad bonaerense de Villa Tesei. Allí la mujer cuando se subía a su moto fue abordada por dos motochorros. Uno de los delincuentes bajó armado, la amenazó y le exigió la entrega de su scooter.

Asustada, Massaroti empezó a gritar el nombre de su novio pidiendo ayuda. Al escuchar los gritos y el pedido de auxilio, el hombre salió de su domicilio, enfrentó al delincuente y forcejeó por la moto, lo que hizo que trastabillara y cayera al piso. Al ver frustrado el intento de robo, el ladrón armado efectuó un disparo a sangre fría. Jorge murió en pocos minutos.