Detuvieron a un mecánico en Hurlingham luego de que publicó en internet el video de la violación a una nena

Una denuncia de Google sobre el “riesgo de vida inminente” de una nena que aparecía en un video siendo abusada sexualmente adentro de un auto en la zona de Hurlingham encendió todas las alertas y derivó horas después en la detención de un mecánico de 47 años del barrio Villa Club.

La investigación recayó en los fiscales Claudio Oviedo y Marisa Monti, que entre la Nochebuena y la mañana de Navidad lograron identificar al dueño del celular desde el cual había sido subido el video de la menor a internet.

Un osito, la mochila y la ropa de la nena fueron después los tres indicios que aparecieron durante el allanamiento en la casa del acusado y que terminaron de complicar su situación. La madre de la víctima reconoció todos esos elementos como suyos y son los mismos que llevaba la menor en las imágenes que se publicaron en la red, según indicó el portal Primer Plano.

Tras la dolorosa confirmación de la mujer sobrevino un golpe aún más fuerte: la nena abusada, de entre 5 y 6 años, era la nieta de la pareja del mecánico, que quedó detenido en el acto por los delitos de abuso sexual, corrupción de menores y distribución de material de contenido pornográfico infantil.

Además de las pertenencias de la víctima, en el domicilio del imputado secuestraron también el Volkswagen Voyage donde se grabó la violación y una importante cantidad de plantas de marihuana que eran cultivadas por el hijo del pedófilo.

Se trata del segundo caso en las últimas 72 horas en la Argentina, a partir de denuncias recibidas por la ONG National Center for Missing and Exploited Children (Ncmec) desde alertas de Google en las que advertían sobre la actividad de un usuario que había subido a la “nube” un video del abuso sexual de una niña. Días atrás ya había sido arrestado un enfermero del Hospital de Niños de La Plata por tenencia y distribución de imágenes de abuso sexual a menores.

El acusado trabajaba en el área de Pediatría y durante la detención intentó “descartar” en la basura otro celular, además del teléfono que usaba para distribuir imágenes obscenas de menores. Los dos dispositivos fueron secuestrados y serán peritados por los investigadores.