Caso Milo: la autopsia no resolvió el misterio y un estudio clave definirá la causa

En la tarde del miércoles, Paula Guerrero, la mujer de 29 años oriunda de Parque Patricios acusada de matar a Milo Derto, su propio hijo, negó haber cometido el crimen en su indagatoria ante la jueza Alejandra Provitola, a cargo de investigar el caso. Aseguró que en la noche del hecho, el sábado último, mezcló alcohol con clonazepam y se quedó dormida, tal como adelantó este medio. El departamento en la avenida Caseros fue allanado: no se encontraron botellas y pastillas. Pero esa contradicción no parece suficiente para definir la acusación.

El primer análisis forense al cuerpo de Milo, que fue trasladado al hospital Garrahan luego de una alerta a la Policía de la Ciudad de una tía de Paula -que encontró muerto al chico bajo una frazada al llegar al lugar- reveló que no tenía golpes o lesiones compatibles con un homicidio doloso. Al menos, nada visible. La hipótesis principal indicaba que Milo podría haber sido sofocado.

Así, Paula fue indagada sin un reporte de autopsia de víctima completo. La jueza Provitola, según confirmaron fuentes del caso a Infobae, recibió el informe ayer. Y la autopsia, realizada en la Morgue Judicial de la calle Viamonte, no despejó el misterio.

Milo, de acuerdo al estudio, falleció por “congestión, edema y hemorragia pulmonar” y un “edema encefálico difuso”, lo que no es concluyente para determinar un homicidio. Desde el comienzo del caso, Provitola había recibido la versión que indicaba que Milo sufriría una patología previa, probablemente cardíaca. Así, espera el estudio histopatológico que determinará el estado de los órganos para descartar o no el sofocamiento o una muerte natural, o si la negligencia de su madre contribuyó a su fallecimiento. La atención enfoca así al corazón de Milo, así como a sus pulmones y cerebro.

El estudio de los órganos no es lo único que Provitola espera. La magistrada también ordenó recabar las historias clínicas de madre e hijo en diversos centros médicos a lo largo de los años. También se relevarán las redes sociales de Paula, tanto vigentes como borradas, y se analizarán sus teléfonos.

Paula continúa detenida en una celda de la Policía porteña. Desde los tribunales, se pidió especialmente por el resguardo de su integridad física, ya que el riesgo de agresiones de otras detenidas dado el crimen por el que se la investiga es particularmente alto.

También, se espera una nueva ronda de declaraciones.


Se espera para hoy jueves la declaración de la tía de Paula que descubrió el cadáver de Milo, un testimonio considerado de gran importancia en la causa. También declarará el padrino del bebé.

El viernes a la medianoche, Paula hizo una videollamada grupal con Alexis, tío paterno de Milo, y otras 10 personas, que cuando la veían se desconectaban: ella lloraba frente a la cámara, el bebé también, Alexis le dijo que por favor dejara de llamarlo, que tenía que madrugar al día siguiente para trabajar. Lo llamó de nuevo a las 3 y cortó después de que atendiera su mujer. También le envió mensajes a las 6: “Mandame jazmines”, le escribió.

Todo ese material ya fue presentado por la familia Derto a la fiscalía del caso. Se espera que Alexis, que reside en Puerto Madryn, también declare en el expediente.