Ante el aumento en los casos, el Gobierno redujo el tiempo de aplicación de las vacunas de refuerzo a cuatro meses

En medio de una fuerte suba en los contagios, el Gobierno redujo de cinco a cuatro meses el intervalo entre la segunda dosis y el refuerzo. Según informó el Ministerio de Salud, esta medida está destinada a mayores de 60 años y personal sanitario. Esta estrategia tiene por objetivo brindar “la máxima protección para disminuir hospitalizaciones y muertes a quienes tienen más exposición y riesgo”.

Mientras Córdoba anunció la implementación de restricciones por 10 días debido al aumento de los casos provocado por las mutaciones Delta y Ómicron, al tiempo que el Gobierno advirtió que con esta situación en el centro del país “es esperable que en muy pocos días o semanas tengamos predominancia de esta variante” en el país, los ministros de Salud de las 24 jurisdicciones definieron adelantar la aplicación del refuerzo a cuatro meses.

Qué dijo el Ministerio de Salud sobre la aplicación de los refuerzos

Mediante un comunicado, la cartera que lidera Carla Vizzotti informó que “con el objeto de ofrecer la máxima protección a quienes presentan mayor riesgo de exposición y enfermedad grave, se consensúa con las 24 jurisdicciones la recomendación de incluir dentro de la estrategia de refuerzo personal de salud y personas de 60 años y más que hayan cumplido un intervalo mínimo de 4 meses de haber completado su esquema inicial”.

En ese sentido, tras aclarar que esta medida dependerá de “los planes provinciales y las posibilidades de implementación”, el Ministerio de Salud subrayó la importancia de “acelerar las estrategias para alcanzar con la primera dosis a quien no se ha vacunado aún, completar los esquemas iniciados”.

La protección de los esquemas completos es fundamental para minimizar cualquier forma de enfermedad grave, aún en adultos jóvenes, niñas, niños y adolescentes”, señalaron desde la cartera sanitaria. Asimismo, recalcaron que esta medida “no está dirigida a disminuir el número de casos, sino a ofrecer la máxima protección para disminuir hospitalizaciones y muertes a quienes tienen más exposición y riesgo”, por lo que pidieron “sostener los cuidados y las recomendaciones vigentes”.

Por último, señalaron la importancia de la vacunación en el desarrollo de la enfermedad y explicaron que “la incidencia de mortalidad en las últimas cuatro semanas fue de 4,73 cada 1.000.000 de habitantes en personas vacunadas con dos dosis y de 10,76 cada 1.000.000 de habitantes en personas que no iniciaron esquema de vacunación”.