Una joven denunció que fue abusada en un boliche de Villa Gesell: es el segundo caso en 3 días

Una joven de 22 años denunció que fue abusada sexualmente dentro del boliche “Dixit” de la localidad balnearia de Villa Gesell. Se trata de la segunda denuncia en menos de 3 días.

Los investigadores intentan establecer si fue atacada por jóvenes de un mismo grupo o distintos. Hasta el momento no hay detenidos por el hecho.

Según lo que declaró la joven, ocurrió en la madrugada del sábado en el boliche ubicado en la calle Paseo 106 y Avenida 3. Cerca de las 2:00 ingresó al complejo con un grupo de amigas, pese a que en un primer momento la seguridad del lugar no le había permitido el acceso por estar en estado de ebriedad.

Siguiendo su relato, a las cuatro de la madrugada perdió a sus amigas y en una escalera cercana a los baños de la planta baja del boliche fue arrinconada por dos jóvenes, quienes comenzaron a manosearla y a insistirle para tener relaciones sexuales.

Luego de este episodio, se reencontró con su grupo pero inmediatamente volvió a perderlas y se puso a bailar en la pista principal del boliche con un grupo de desconocidos. En ese momento, dos hombres empezaron a manosearla mientras ella pedía que no lo hicieron.

Finalmente a las 6:00, la joven volvió a encontrarse con sus amigas y tras contarles lo que había sucedido, fueron a radicar la denuncia correspondiente en la comisaría 1° de Villa Gesell.

Detalles que recordó la víctima cuando hizo la denuncia

Cuando brindó su declaración, la joven describió a uno de los acusados de tez trigueña, aproximadamente de 1,70 metros de altura, cabello oscuro y “vestía una camisa negra y floreada”. Este la habría violado frente a otro joven.

Incluso detalló que los que la manoseó en la pista de baile le pasó su usuario de Instagram y comenzaron a seguirse mutuamente.

La fiscal Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Villa Gesell, ordenó que se realizara un examen físico a la joven y el mismo arrojó que “no presenta lesiones corporales ni compatibles con abuso sexual”.

El hecho quedó caratulado como “abuso sexual agravado” y la investigación está enfocada en determinar si fue atacada ambas veces por dos jóvenes pertenecientes a un mismo grupo o a diferentes. Además, la fiscal trabaja sobre los DVR de las cámaras de seguridad del boliche para identificar a los sospechosos.