Una exconejita estuvo en las “noches de cerdos” de Playboy y defendió a Hugh Hefner

Hace unos días, el mundo del espectáculo quedó en shock. A las acusaciones de abusos que ya había contra Hugh Hefner, se le sumó la denuncia de que en la mansión de Playboy hacían “noches de cerdos”, un método aberrante de fiestas sexuales. Ahora, una exconejita, apuntó contra quienes hablaron de esa versión y defendió al magnate.

Se trata de la modelo Brande Roderick, que atacó a las mujeres que declararon en la docuserie Los secretos de Playboy, en el que dijeron que en la mansión, el empresario dejaba a sus amigos “hacer lo que quisieran”.

Qué dijo la exconejita que defiende a Hugh Hefner de las “noches de cerdos”

Roderick dio una entrevista en el ciclo de noticias Banfield on NewsNation. Allí, criticó a sus colegas y recordó a Hefner. “Fue una persona maravillosa. Aprendí mucho de él. Las chicas estaban allí por su propia voluntad. Nadie les apuntaba con un arma en la cabeza”, sostuvo.

Si bien Roderick estuvo en las fiestas sexuales que había en la mansión, no opinó lo mismo que otras mujeres que salieron a contar el sufrimiento que padecieron. De hecho, se burló de ellas.

“Están hablando de hombres que se aprovechan de estas jóvenes. Bueno, pero, ¿qué hay de las chicas que se aprovechan de estos hombres ricos? Están diciendo que iban a Sunset Boulevard a ‘llevarse’ mujeres. ¿Me estás cargando? Es ridículo. Eso es lo que hace la gente: sale”, expresó.

La exconejita comentó que se siente triste por tener que hablar sobre Hefner. “Tengo que defenderlo porque era una persona increíble que hizo tanto por mucha gente. El hecho de que algunas mujeres salgan ahora a hablar porque van a publicar un libro o quieren 15 minutos de fama, lo hace todo más repugnante”, lanzó.

Cómo eran las “noches de cerdos” que organizaba Hugh Hefner en la mansión de Playboy

Los secretos de Playboy profundiza en lo oculto detrás de las fiestas sexuales, los abusos que cometían Hefner y sus amigos y la manipulación que hacía el magnate de las mujeres que eran sus parejas.

Uno de los métodos que usaba Hefner para hacer orgías era llamado “noches de cerdos”. De acuerdo a los testimonios que se vieron en el documental, el dueño de Playboy convocaba una vez por semana a sus más íntimos para que “hicieran lo que quisieran”.

A su vez, llamaba a varias trabajadoras sexuales que, según sus parámetros “eran feas” y se las “ofrecía” a sus amigos. Uno de los testimonios de archivo que aparece es el de Linda Lovelace, la estrella porno del film Garganta profunda.

La actriz manifestó que la trataban “como a un pedazo de carne” y rememoró una espantosa historia: la obligaron a darle sexo oral a un pastor alemán mientras los demás lo festejaban.

Sondra Theodore, expareja de Hefner y que fue una de las conejitas de Playboy más conocidas en su momento, recordó que había sexo grupal cinco veces por semana, dentro de la mansión. “Me rompieron como si fuera un caballo”, lanzó.