Una cadena de supermercados “despide” a sus empleados robots: el desempeño no fue el esperado

En la puja entre robots y humanos, los últimos tienen una razón para celebrar. La cadena de supermercados Walmart, una de las más importantes en Estados Unidos, decidió poner fin a sus ánimos de robotización en las tiendas.

Luego de un año de pruebas, la compañía rescindió el contrato con Bossa Nova Robotics, una firma que proveyó autómatas que Walmart empleó para el seguimiento del inventario. En concreto, los robots recorrían los pasillos en los supermercados en cerca de 500 establecimientos de Walmart para escanear las góndolas, detectar faltantes y asegurar que estén abastecidos.

Tal como cuenta The Wall Street Journal, los responsables de la iniciativa encontraron que durante la pandemia no se advirtieron diferencias sustanciales en el rendimiento de los robots en relación a los trabajadores humanos. Por otra parte, el director de Walmart en el mercado estadounidense, John Furner, dijo que los compradores no reaccionaban satisfactoriamente cuando veían a los robots en las tiendas.

A principios de año, desde Walmart habían asegurado que incorporarían robots en mil tiendas; sólo llegaron a 500.

Más allá de esta aparente victoria para los humanos, el cese del contrato entre la cadena de supermercados con la empresa de robótica generó que ésta despida a la mitad de sus trabajadores.

El caso de Amazon


En mayo de 2019 nos enteramos que Amazon, otro gigante del mercado estadounidense, decidió contratar robots y despedir a cerca de 1300 empleados de sus almacenes. Todo es pos de la eficiencia y la productividad. Sin embargo, un informe reciente reveló que la compañía de Jeff Bezos aumentó la tasa de accidentes desde que sumó autómatas a sus filas.

El Centro de Periodismo de Investigación de Estados Unidos accedió a documentos que dieron cuenta de la poca eficiencia de las máquinas, con conclusiones favorables para los trabajadores humanos. Se indicó que en 2019 los centros de distribución de Amazon registraron más de 19.000 accidentes laborales serios, casi 8 por cada 100 trabajadores. Esto supone un tercio más de la tasa registrada en 2016 y casi el doble de siniestralidad respecto a otras empresas del sector.

De acuerdo al informe, el crecimiento en la cantidad de accidentes se explica por la robotización. En ese orden, se afirmó que los almacenes automatizados tienen una media de accidentes laborales 50% superior a la de los centros de distribución tradicionales.

Tal como explicamos en esta nota, los mencionados accidentes no son choques frontales entre estos dispositivos; de hecho, los robots cuadriplicaron la productividad. A fin de cuentas, la falla es humana ya que las lesiones tienen que ver con las malas posturas y el tipo de trabajo que tienen que hacer las personas para que los robots hagan el suyo.

Antes, en enero del año pasado, conocimos el caso de un hotel en Japón que había apostado por la robotización para atender a los huéspedes, tanto en la recepción como en las habitaciones, y que al poco tiempo debió deshacerse de ellos porque generaban más problemas que soluciones.