Familiares y amigos de los rugbiers filtran fotos del joven agredido en Claromecó: “Llegó el momento de la verdad”

Mientras la Justicia decide la situación procesal de los hermanos Lucio e Ignacio Cozzi, acusados de desfigurar a golpes a un joven de 21 años después de una fiesta clandestina en una playa de Claromecó, en las últimas horas se viralizaron fotos de la víctima en las redes sociales que buscan poner en duda la brutalidad del ataque y, en consecuencia, piden la liberación de los mellizos rugbiers.

“Estas son las fotos del día de la denuncia por el ‘brutal ataque que le desfiguró el rostro’. Llegó el momento de que se diga la verdad”, escribieron junto a la primera de las imágenes que formarían parte del expediente que se inició el domingo tras la denuncia de Felipe Di Francesco, víctima de la agresión.

De acuerdo al testimonio de Di Francesco, todo empezó en la madrugada del 27 de diciembre cuando junto con su hermano levantaban la basura que había quedado en el balneario después del evento y le pidieron a los Cozzi que ayudaran con la limpieza. Según sus palabras, los mellizos no solo se negaron sino que también los insultaron y, más tarde, lo atacaron a él por la espalda y lo golpearon entre los dos.

El padre de Felipe fue el encargado de contar a los medios el resultado de semejante golpiza y sostuvo que su hijo sufrió doble fractura de tabique, cuatro dientes rotos, un corte en la cara y un grave traumatismo en el ojo por el que permaneció internado varios días y sobre el que esperaban los resultados de los estudios para conocer si podían quedarle secuelas.

Los posteos de los familiares de los acusados buscan contradecir la gravedad de las heridas planteada por la familia denunciante. “Estos son los dientes. Los mismos dientes rotos que le bajaron con una patada”, sostiene una de las publicaciones en la que también se puede observar al dentadura completa de Felipe. “Así tiene el ojo y la nariz después del brutal ataque que casi lo deja ciego de un ojo”, describe otra.

En las últimas horas también se conoció que Ignacio Cozzi confesó su responsabilidad en el hecho ante la fiscal Natalia Ríos y desligó a su hermano. Ambos se entregaron el jueves pasado en la Comisaría Primera de Tres Arroyos y están imputados por “lesiones graves”, un delito que prevé penas de entre 1 y 6 años de prisión.

En diálogo con La Voz del Pueblo, el abogado de los hermanos detenidos, Gustavo Giorgiani, consideró “desmedida” la detención. “Hay una decisión hasta hoy, que respeto, pero no comparto, de que deben mantener un estado de detención hasta el juicio oral. Pero entiendo que, para pedir una excarcelación, sería más conveniente que se esclarezca el asunto a través de los testigos”, dijo el letrado.