Cuidar el agua es fundamental

La Secretaría de Servicios Públicos está trabajando intensamente en la puesta en actividad de diversos pozos y en la recuperación de otros. Sin embrago, el contexto climático, marcado por picos de altas temperaturas, hace necesario que se extreme el cuidado en el consumo de agua.

Guillermo Illia, titular del área,  informó “se mejoró la prestación de los pozos que abastecen a barrio Belgrano, se recuperaron dos pozos en Centenario que tenían problemas eléctricos y se puso en funcionamiento el Pozo 5 que provee de agua a gran parte de barrio Acevedo, es decir que todos los pozos están en pleno funcionamiento”.

Asimismo el funcionario resaltó que además de los esfuerzos que realiza el equipo de Obras Sanitarias, “la única variable que nos puede ayudar a mejorar la situación es parar el derroche. Estamos atravesando la semana más crítica del año, en cuanto a picos extraordinarios de calor y consumo. Por eso pedimos por favor a los vecinos que utilicen el agua para lo necesario: evitar el lavado de autos, el llenado de piletas y el riego. A la vez aquellos vecinos que tengan inconvenientes, que llamen al 147 para poder brindarles asistencia.”

Utilizar en forma consciente este recurso es fundamental, ya que el derroche genera pérdidas considerables y escasez en diferentes zonas de la ciudad. Los excesos implican un perjuicio para los vecinos, muchos de los cuales no cuentan con presión de agua, un gasto excesivo de dinero por parte del Estado que utiliza una gran cantidad de energía y un daño para el medio ambiente.

Siempre cuidarla

Muchas son las acciones que los vecinos pueden poner en práctica para aportar a la solución de este problema que aqueja a todos.

Pequeñas acciones permitirán ahorrar una gran cantidad de litros de agua por minuto y entre ellas se incluye la reparación de las pérdidas internas de agua, cerrar la canilla mientras se cepillan los dientes, no utilizar manguera para lavar veredas o autos, ya que el agua corre constantemente y se derrocha una cantidad extraordinaria.

Los promedios impresionan si se considera que los usos cotidianos más comunes son tirar la cadena (16 litros), lavar los platos (30 litros), ducharse (100 litros), usar el lavarropas (100 litros), lavar el auto con manguera, llenar piletas o baldear la vereda siempre supera esta última medición.

“Es necesario recalcar el cuidado de las piletas domiciliarias que en los próximos días seguramente se empezarán a armar; éstas son una de las principales causas de escasez de agua durante la época que se viene; dentro de este contexto, se recomienda llenarlas durante la noche, ya que hay un menor consumo de agua; a su vez hay que agregarle cloro para conservarla por más tiempo. Bien clorada, el agua de una pileta puede cambiarse cada 10 ó 15 días. También habrá que tapar la pileta por las noche para mantenerla limpia y cuando se cambie el agua, reutilizarla para riego.