Cómo descubren el femicidio de Ursula

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 de un tío del propio imputado que refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque éste le confesó en un llamado que «se había mandado una cagada».

Al llegar al lugar, la Policía encontró a la chica asesinada y al agresor malherido adentro de su auto, un Peugeot 307.

El sospechoso intentó escapar a pie por los pastizales, pero de inmediato fue reducido y apresado con sangre de la víctima y la propia en su ropa.

Dentro del auto, los investigadores hallaron una cuchilla de carnicero con mango blanco y manchas hemáticas, que se cree fue el arma homicida y quedó secuestrada para peritajes.

Según las fuentes, todo indica que tras una fuerte discusión, Martínez asesinó a Bahillo a puñaladas y con la misma arma blanca se auto provocó una serie de lesiones en un intento de suicidio o para fingir un ataque.

El fiscal apunta a un femicidio «con alevosía»

Sergio Terrón, el fiscal que investiga el femicidio de Úrsula Bahillo en Rojas, aseguró este martes a Télam que de acuerdo a los elementos que viene colectando en el expediente todo indica que se trata de un «femicidio con alevosía y premeditación» y confirmó que existían denuncias previas por violencia de género de la propia víctima y de, al menos, otra mujer.

Los instructores judiciales ordenaron analizar los teléfonos celulares de la víctima y el acusado hallados en la escena del crimen para ver la mensajería y saber, entre otras cuestiones, cómo llegaron ambos hasta la escena del crimen.

El fiscal Terrón esperaba para esta tarde el resultado preliminar de la operación de autopsia para determinar con precisión las causales y mecánica del crimen.

Por cuestiones de seguridad, para el imputado y para preservar el hospital local, a Martínez se lo trasladó al hospital de Pergamino, donde permanecía internado y detenido, a la espera de que lo citen a a indagatoria.