Carne: alertan por la caída en la demanda interna

Representantes de la industria frigorífica se mostraron preocupados por la retracción que observan en el mercado local para la venta de carne.

Según afirmaron, esta disminución en el consumo impacta de lleno en el mercado ganadero y produce un estancamiento de los precios de la hacienda liviana.

Javier Peralta, secretario de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) afirmó en diálogo con Canal Rural: “Cuando vemos los parámetros y los números que reflejan que se está faenando más que el año pasado, tenemos que tener en claro que esto sucede por el incremento de las ventas externas. Es la exportación la que hoy está manteniendo el nivel de faena, pero al mismo tiempo no refleja la realidad de todas las plantas, porque no todos los frigoríficos son exportadores”.

Y recalcó: “El consumo interno bajó y descendió mucho por la falta de poder adquisitivo de la gente. Ya pasó el furor de las primeras semanas de la cuarentena cuando la gente por temor o por desconocimiento de lo que iba a pasar compró y almacenó carne. Eso fue mermando y hoy la demanda ha bajado mucho”.

Además, recalcó que los costos para los frigoríficos han subido notablemente y que se les está haciendo “muy difícil” cumplir con todas las obligaciones fiscales e impositivas.

“La situación es muy complicada: no se puede trasladar los costos que tienen las plantas a la carne porque no hay consumo. La baja de la demanda interna va a hacer que los precios se mantengan estables, al menos en el corto plazo”, destacó.

Las compras del gigante asiático

Con respecto a la demanda de carne por parte de China, Peralta dijo que sigue en aumento, lo que produce que se pague un “muy buen valor por la vaca”. Vale recordar que el gigante asiático se prepara para los festejos del año nuevo.

“Las exportaciones a China suben en forma permanente, lo que tracciona a todo el mercado ganadero”, explicó.

En tanto, hace una semana, el presidente de Fifra Daniel Urcía, explicó que la oferta de ganado para faena este año es alta, pero “no compensa” los mayores costos de la actividad que “afectan el resultado económico de las empresas”.

Además, indicó que los frigoríficos operan con menos personal por el coronavirus y que existen complicaciones logísticas para el reparto de carne.

“Por el alto nivel de faena de bovinos y de porcinos el mercado interno está muy bien abastecido y esto hace presumir que habrá un mantenimiento de los precios al consumidor”, destacó Urcía.

Y concluyó: “Con respecto a la faena de agosto, el promedio diario fue de 59.785 cabezas mostrando un excelente nivel de actividad que ayuda a amortiguar los mayores costos pero que no se traduce en rentabilidad. El impacto económico de la pandemia es grande. Llevamos 180 días operando con menos personal pero sin faltar en ningún momento al pago de los compromisos salariales”.