Argentina creará fondo con ganancias extraordinarias por guerra de Ucrania

Argentina creará un fondo para recaudar ganancias económicas extraordinarias derivadas del aumento de los precios internacionales de las materias primas por la guerra en Ucrania, anunció este lunes el ministro de Economía, Martín Guzmán.

«Buscamos construir un mecanismo para garantizar que el shock de la guerra no tenga un efecto regresivo en nuestra sociedad, un impacto desigualador. En las próximas semanas vamos a convocar a las fuerzas productivas para trabajar en la construcción de este mecanismo para captar la renta inesperada», dijo en una alocución junto al presidente Alberto Fernández en la Casa Rosada, la sede del gobierno.

Contribuirán a este fondo aquellas compañías que tengan ganancias anuales netas imponibles superiores a mil millones de pesos (unos 8,5 millones de dólares), las que según el ministro representan «una fracción muy pequeña del entramado de empresas del país». Afirmó que en 2021, sólo 3,2% de las firmas alcanzaron ese nivel de ganancias.

El funcionario no dio señales sobre cuanto dinero podría recaudarse.

El sector que se ha visto beneficiado económicamente por la guerra en Ucrania es el de productores y exportadores de cereales, como el trigo y el maíz.

Otra condición para aportar al fondo es que esas empresas registren en 2022 «un aumento significativo de las ganancias». Además, se establecerá que si la renta inesperada se canaliza hacia la inversión productiva la contribución sera menor.

«Se busca capturar esa renta para poder llevar adelante el rol del Estado para atacar los problemas y tener una mayor inclusión social», explicó.

El ministro no indicó qué monto podría recaudarse.

«Metas cumplidas»

El gobierno peronista de centro-izquierda busca paliar la alta inflación que acumula 16,1% en el primer trimestre y hace estragos en el bolsillo de los argentinos, opacando los efectos del crecimiento de la economía y el empleo.

Guzmán atribuyó la nueva disparada de la inflación, que alcanzó 50,9% en 2021, al «shock sin precedentes por la pandemia y ahora a la guerra, con muy fuertes presiones en los precios de los alimentos y los combustibles».

El gobierno anunció que se otorgará en una sola vez un subsidio de 18.000 pesos (152 dólares) a trabajadores informales y otro de 12.000 pesos (101 dólares) a jubilados. Para los trabajadores formales, se impulsa la negociación de acuerdos salariales entre empresas y sindicatos que eviten la pérdida del poder adquisitivo.

El ministro aseguró que las medidas se enmarcan en los compromisos asumidos por su gestión, que recién suscribió un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional por 44.500 millones de dólares.

«La metas en el plano fiscal, en el monetario y en las reservas internacionales se han cumplido. Las políticas están alineadas con lo que se había planeado. El déficit fiscal primario ha sido de 0,25% en el primer trimestre», afirmó.

Argentina se comprometió con el FMI a que el déficit fiscal disminuya de 3% en 2021 a 2,5% en 2022, 1,9% en 2023 y 0,9% en 2024.

A su turno, Fernández destacó que las medidas «se inscriben en una lógica de seguir mejorando la distribución del ingreso, respetando los objetivos fiscales que nos dimos».

Insistió en que Argentina «necesita que los que han ganado inesperadamente por la guerra colaboren a contribuir a la equidad».